20.6 C
El Trébol
lunes | 22/04/2024

Así fue el robo de la Joyería Damiano en El Trébol en 1966. “Fue un asalto jamás visto para esta zona”, indicó Aragno, el comisario de aquella época

lunes 22 abril 2024

En la década del 90 Jorge Meynet entrevista para su ciclo “Archivo Personal” a Alcides Aragno, quien en el año 1966 era el Comisario de El Trébol, en la provincia de Santa Fe.

Por aquel entonces el pueblo era sumamente tranquilo hasta que un 30 de agosto de ese año, a las 14.30 horas, ocurre un hecho policial que pone en vilo al vecindario cuando un grupo de delincuentes asalta el local de la joyería de Dino Damiano, en América y cortada Colonial, y escapa del lugar hiriendo de un balazo en el abdomen al propietario del negocio. “La herida de Don Dino fue de extrema gravedad. Estuvo a un paso de la muerte”, indicó Aragno en su relato.

En la huida por bulevar América hacia el sur el automóvil de los asaltantes se despistó al llegar a calle Córdoba y quedó inutilizado, por lo que éstos tomaron como rehén a Guillermo Fredes y continuaron el escape con el antiguo coche Whippet de su nueva víctima. “El coche derrapa, recordemos que no había pavimento y se va a una cuneta. Entonces le quitan el auto a otra persona y siguen huyendo. Nosotros nos enteramos y salen dos comisiones a buscarlos”, señaló.

La policía se movilizó de inmediato iniciando una cinematográfica persecución de los malvivientes que concluyó en el distrito de María Susana donde algunos de ellos se habían enfrentando a tiros con los uniformados. “En un coche iba yo junto a Pocho Garnero, cuñado de Don Dino y en otro vehículo Domingo Gianinetti y Orlando Suárez”, explicó y agregó: “Nosotros vamos hacia Los Cardos y los otros policías hacia María Susana. Estos últimos son los que los capturan en unos baldíos tras entablarse un tiroteo. De manera inmediata se detienen a dos de los delincuentes y los otros dos después de un par de horas. Se recuperó todo lo robado”.

La historia de los pueblos contada por sus protagonistas hoy toma vida a través de la voz de Don Alcides Aragno, quien ya no está en este plano terrenal, pero nos dejó sus vivencias.

En una próxima entrega nos seguirá contando distintas anécdotas.