8.3 C
El Trébol
domingo | 21/07/2024

12 de octubre, celebración de la Virgen de la Ghitta.

domingo 21 julio 2024

Una de las cualidades o prerrogativas que caracterizan a la Virgen María son sus apariciones, un fenómeno que se ha repetido por doquier en el mundo en diferentes momentos y desde tiempos muy remotos, pero que la Iglesia solo ha reconocido unos pocos.

Doña Úrsula Possio de Ghitta se radicó en nuestro país junto a su familia en 1893

El Trébol fue testigo de esta fe cristiana, corría el año 1907 y en la casa de Doña Úrsula Possio de Ghita ubicada en San Juan 178 de El Trébol aparece la Virgen del Pilar, conocida popularmente como “Virgen de la Ghitta” por el apellido del esposo de su propietaria.

Doña Úrsula Possio nació en Italia en 1866, se casó con Natalio Ghitta y arribaron a nuestro país en 1893 junto a sus dos hijos, radicándose en El Trébol donde nacen sus tres hijos restantes.

La tradición cuenta que recién llegado el matrimonio de Italia, compraron esa propiedad a la familia Balfré y que en las paredes de la casa comenzaron a aparecer manchas de humedad y que su hija fue quien dijo ver la imagen de la Virgen en el rincón.

A los pocos días una vecina que estaba de visita observa lo mismo y le coloca una vela y aunque Doña Úrsula trata de disuadirla, ella se arrodilla y comienza a rezar; la hija de esta vecina  que no estaba bien de salud comienza a mejorar y la palabra “milagro” corrió rápidamente por el vecindario, el pueblo y la región.

Poco a poco comenzaron a llegar personas pidiendo permiso para ver la imagen y la fe fue tan grande que Doña Úrsula debió resignarse a que su casa se convirtiera en destino de peregrinaje cada vez más concurrido.

Pero lo que terminó de convencerla ocurrió un año después, cuando una vela que trajo un visitante comenzó a chisporrotear de manera deslumbrante y fue tomado como señal por Doña Úrsula que al mirar el almanaque (algo muy común por aquellos años) vio que era 12 de octubre, día de Nuestra Señora del Pilar.

Si bien hay un gran sentimiento de fe popular, nunca fue reconocido el carácter milagroso que los devotos otorgan a la imagen, pero han respetado con el pasar del tiempo y algunos sacerdotes han participado de las misas y procesiones.

El exterior de la capilla, está bien preservado y pintado, tiene una torre con un campanario que data del año 1940 y si bien hoy las personas que acuden son menos, esa fe persiste en la sociedad al igual que en su actual propietaria, la señora Rita Solam que dialogó con Como Somos y nos contó sus vivencias.